Blog

La gestión de calidad, clave para afrontar con garantía el crecimiento de nuestra compañía

El crecimiento empresarial es el progreso que experimentan los negocios cuando aumentan su rentabilidad y su cartera de clientes, mejora su posicionamiento de marca o se amplía el desarrollo de sus productos o servicios. En estos casos, la gestión de calidad en los procesos se convierte en un aspecto fundamental. Esto implica implementar un sistema en el que todos tus empleados trabajen en una misma dirección y persigan una meta común previamente fijada.

Un signo que puede reflejar que tu compañía está creciendo es, por ejemplo, que necesitas la contratación de personal a todos los niveles, ejecutivo y operacional, para satisfacer la demanda existente. También, que las encuestas de mercado y tu identidad de marca en las redes sociales denotan un ascenso en el posicionamiento. O bien que la rotación de tus productos en el inventario es más rápida y te hace falta instalar más puntos de venta o aumentar los canales de comercialización.

Claves principales para adaptar tu negocio a las nuevas circunstancias

Dadas estas circunstancias, debes apostar por introducir un sistema de calidad que te permita formular y definir tus nuevos planes estratégicos de expansión para conseguir que los procesos de gestión sean más rápidos y eficientes, que la comunicación organizacional fluya de mejor forma entre los diferentes departamentos y que se produzca movilidad horizontal y vertical entre los trabajadores. Es todo un desafío que has de afrontar con ambición y determinación para que el crecimiento no te desborde y pueda ocasionar el declive de tu empresa.

Pasos a seguir a la hora de implementar con garantía un sistema de calidad

Generalmente, los pequeños y medianos negocios caen presas del desconocimiento cuando se produce una situación de estas características. Por eso es muy recomendable que, si es tu caso, te pongas en manos de una asesoría profesional como la nuestra, Quali-Man. Es la mejor forma de obtener el asesoramiento necesario en todos los pasos requeridos.

Una transformación que asegure el éxito requiere pasar por las siguientes fases:

1. Análisis de la situación. Lo primero es contar con un diagnóstico profundo y detallado de los factores que inciden en el proceso de crecimiento de tu negocio. Una revisión minuciosa que te ayude a ver de qué manera influye el contexto y cuáles son tus fortalezas y debilidades. De esta forma conocerás cuál es tu punto de partida y cuáles son las áreas que es necesario reforzar.

2. Definición del organigrama. Es un elemento fundamental en la estructura de cualquier empresa que sirve para presentar y organizar su jerarquía de manera clara, objetiva y directa. Diseñar un nuevo organigrama será esencial a la hora de planificar la comunicación interna y el flujo de trabajo. Acertar en este paso es vital para agilizar procesos y eliminar barreras entre los propios empleados y entre la empresa con otros agentes externos, como pueden ser los socios y los proveedores.

3. Organización de departamentos. Una adecuada división de tu compañía en diferentes áreas te proporcionará los métodos imprescindibles para que las tareas se lleven a cabo de una forma correcta y eficiente. Al determinar las nuevas responsabilidades de cada uno de los trabajadores, evitarás que se produzca duplicidad de esfuerzos. Con ello lograrás que se esfume el riesgo de que la lentitud pueda amenazar la productividad, alcanzarás una importante reducción de costos y, por lo tanto, la rentabilidad será mayor.

4. Definición y optimización de procesos. El propósito de este paso es reducir o eliminar gastos innecesarios y la pérdida de tiempo y de recursos, así como minimizar el riesgo de que se produzcan errores y destruir los obstáculos existentes. En este sentido, debes intentar alcanzar el máximo grado de automatización posible, ya que esta es, sin duda, la mejor receta para prosperar. Has de identificar las posibilidades de cambio y mejora en cada uno de estos procesos y sus resultados deben ser medibles.

5. Formación del personal. Cuanto mayor sea el grado de especialización de los operarios, mejor será el funcionamiento de tu empresa en expansión. Es de vital importancia que cada miembro de la plantilla conozca perfectamente cuáles son las funciones que debe realizar y las obligaciones con las que ha de cumplir en el desempeño de su trabajo. Es un proceso que cobra una mayor dimensión en los comienzos, pero que jamás has de relegar a un segundo plano. La formación continua de tus empleados te garantizará estar siempre preparado para afrontar los cambios que imponga el mercado.

En conclusión, afrontar y gestionar debidamente el crecimiento y la expansión de un negocio es imprescindible para llevarlo a buen puerto. En estos casos, lo mejor siempre es confiar en expertos como Quali-Man, pues a lo largo de los años hemos sabido trazar una dilatada trayectoria en la asesoría de empresas y la gestión de calidad. La experiencia nos avala. Haremos un diagnóstico gratuito de la situación actual de tu compañía en su segmento de mercado y te ofreceremos la orientación necesaria para conseguir con éxito tus objetivos.

La importancia de la satisfacción de los clientes para la gestión de calidad

La gestión de calidad puede marcar la diferencia en una empresa, ya que con ella se responde mejor a las necesidades del mercado. La cuota de mercado de la que dispone una sociedad va directamente relacionada con la satisfacción de los clientes. Si un servicio no es adecuado, por desgracia, la noticia se extiende más rápido que si fuéramos una empresa excelente. La fluctuación de nuestra fama en el mercado es mayor en los supuestos negativos, de ahí la importancia de la mencionada gestión de calidad.

¿Qué claves se deben tener en cuenta en la gestión de calidad?

Los sistemas de gestión deben avanzar al mismo ritmo que cambien las necesidades de los clientes, para así alcanzar sus expectativas. Se debe lograr una mejora continua en los servicios que ofrecemos, y eso se lleva a cabo desarrollando la capacidad de adaptarse. Hay algunas claves importantes que deben estar presente en esta gestión.

1. Analizar todo tipo de datos con el cliente como objetivo

Al comprobar los resultados de las empresas y definir los defectos, estos estudios deben orientarse en todo caso hacia el cliente. Los esfuerzos que la sociedad realice deben tener como objetivos la adaptación a los nuevos tiempos y la superación de cualquier expectativa. Lo primordial es tratar de obtener los mejores servicios al menor costo, así como los productos óptimos, también teniendo presente dicha reducción de los costes.

2. Perfeccionamiento constante

El perfeccionamiento continuo y la preparación previa son conceptos que van de la mano de la captación ininterrumpida de nuevos clientes. Ambos elementos, a su vez, ayudarán a que el sistema de gestión evoluciones y se incremente la calidad. Para ello, el personal deberá estar definido y conocer sus competencias. Así, la empresa ganará autonomía y se conseguirá una organización fluida que resuelve los problemas sobre la marcha a través de una organización proactiva de los empleados, sin que los superiores deban intervenir con demasiada frecuencia.

3. ¿Liderazgo? Sí, pero con trabajo en equipo

Una empresa necesita tener liderazgo para crecer y para tener su propio estilo al definir el sistema de gestión. Los superiores de la empresa, no obstante, además del liderazgo, deberán tener habilidades para escuchar lo que sus empleados o los propios clientes les transmiten. El sistema de gestión de calidad deberá ser ante todo participativo, pues solo así se podrán desarrollar equipos y departamentos con sus propias funciones específicas. El liderazgo deberá expresarse solo en el cambio conductual, pero no debe desplazar a la resolución autónoma de los obstáculos por parte de los empleados.

4. Un sistema participativo

El punto anterior va relacionado con la necesidad de que el sistema de gestión sea participativo. De este modo, será mucho más fácil que los procesos estén en continua mejora, ya que al participar todos los trabajadores de forma activa, será mucho más fácil implementar ciertas novedades o soluciones, elaborar análisis, realizar correcciones o verificar resultados. La empresa debe estar en un mejoramiento continuo y con buenas gestiones de calidad es más sencillo, puesto que los principales fallos de una sociedad suelen deberse a los errores de los sistemas implementados, no en sí a cómo desarrollan los empleados sus funciones. Hay que buscar siempre la excelencia desde el punto de vista del cliente.

5. Tener claros los pasos a seguir en el sistema de gestión

El primer paso que debe seguir un sistema de gestión es el de la definición del defecto o el análisis del problema que tiene la empresa. A partir de aquí, será necesario identificar qué requisitos son imprescindibles para el cliente, por lo que procederemos a recopilar datos que afecten a nuestros procesos. Después de la recopilación, viene el análisis de los mismos, tanto de los actuales como de los que ya habíamos recogido en otras ocasiones, es decir, los históricos, para comprobar así la evolución y conocer qué factores han sido determinantes dentro de un proceso específico.

Tras el análisis de los datos, se deberá investigar cómo mejorar. Para ello, se tienen que tener presentes distintas variables que estén relacionadas con el proceso y con su modo de funcionamiento. Hay que buscar la optimización del sistema de gestión. Por último, hay que controlar tanto la documentación adquirida como el diseño del sistema, para que las mejoras a realizar puedan mantenerse de un modo continuado en el tiempo.

Quali-man lleva más de 35 años ayudando a todo tipo de empresas con la gestión de calidad, lo que hace que se diferencien competitivamente en el mercado. Cuando una sociedad se enfrenta a la competencia la prioridad es la mejora de los servicios al cliente. Cuando un consumidor está insatisfecho, lo notaremos, por lo que debemos darle importancia a cada muestra de satisfacción e insatisfacción y permanecer en una continua mejora. Un buen sistema de gestión está estrechamente relacionado con un adecuado sistema de gestión.

Cómo influye la gestión de calidad en la empresa

La gestión de calidad es importante para tu empresa. Un certificado ISO es un reconocimiento que acredita que una empresa cumple con las normas de calidad exigidas para obtenerlo. En este artículo te explicamos todos los detalles sobre este tema. Existen distintos tipos de certificados que evalúan diversos aspectos como la calidad o la gestión ambiental. La norma ISO 9001 garantiza la búsqueda de la excelencia en aquella empresa que cumple con exigentes estándares de calidad. Unos estándares que también pueden impulsar tu proyecto.

Beneficios de la Certificación ISO

Para obtener esta certificación es importante conocer cuáles son estos requisitos con el fin de implementarlos en el sistema de gestión de la entidad. Después de haber implementado los cambios necesarios en la organización, si tu empresa cumple con los principios de una norma, podrá obtener esta certificación tras realizar esta evaluación.

1. Confianza y credibilidad

Una empresa profesional que trabaja para ofrecer un excelente servicio al cliente, quiere transmitir su propuesta de valor a través de su oferta y el asesoramiento personalizado. Pero, más allá de esta implicación para buscar la excelencia constante, un certificado reconoce este nivel de exigencia que inspira confianza al consumidor.

2. Diferenciación

Este es uno de los principales beneficios que este tipo de documento posee a nivel corporativo. Como bien sabes, en un entorno en el que la competencia es tan importante, también conviene buscar la diferenciación. Ten en cuenta que los clientes valoran muchos aspectos diferentes en la imagen de una empresa. No solo se fijan en el producto, sino que también opinan de forma positiva sobre un tipo de mención que no poseen todos los negocios.

3. Público objetivo

Mediante este proceso de evolución continuo y permanente, tu entidad consolidará su vínculo comercial con sus clientes habituales. Pero este reconocimiento también incrementa la visibilidad de la empresa para llegar a un público más amplio. El nivel de alcance de este certificado es tal que algunos clientes consideran que este tipo de distintivo es determinante para tomar una decisión en torno a una compra.

4. Marketing

Además, la certificación produce importantes beneficios en cuanto al marketing. Aquellos consumidores que conocen este logro pueden comentar esta información en su entorno. Pero la propia empresa también debe poner en valor esta meta en distintos canales corporativos como la página web. De este modo, aquellos usuarios que visiten el medio podrán comprobar este dato.

Recuerda que el marketing y la comunicación son esenciales para conectar con el público objetivo. Y resulta muy positivo poder unir el marketing con datos tan relevantes como este. Son datos que de forma objetiva respaldan la calidad de un proyecto. El branding corporativo resulta esencial para fortalecer la imagen de marca en la actualidad.

5. Visión de equipo

Este logro también mejora la experiencia de compra del cliente. Pero, a su vez, este proceso influye positivamente en el equipo de la entidad que hace posible el trabajo diario. Muchos empleados se sienten felices por formar parte de una empresa que acredita el máximo nivel de calidad en distintos apartados.

Las personas que trabajan en dicha empresa hacen posible el cumplimiento de los distintos procesos. A lo largo de esta experiencia, los empleados amplían su aprendizaje y reciben formación para adquirir nuevas competencias y habilidades.

6. Innovación

La innovación se convierte en un ingrediente esencial de la cultura organizacional de tu empresa cuando impulsas este objetivo. Y este es un factor indispensable en un momento como el actual en el que los negocios viven procesos de cambio marcados por factores externos e internos. La empresa lidera su destino de forma proactiva a través de esta creatividad.

Esta innovación mejora la toma de decisiones, ofrece mejores resultados en la gestión, perfecciona los procesos, propicia la participación de los trabajadores y cuida la atención al cliente. Como puedes observar, los beneficios corporativos que se derivan de esta cuestión son muy numerosos.

7. Conocer mejor la empresa

Este proceso de certificación también te aporta un conocimiento profundo de la organización. A través de este diagnóstico de la situación de la entidad, es posible analizar las fortalezas del proyecto y otros posibles aspectos a mejorar a partir de entonces. Este análisis aporta información de valor para implementar cambios en la entidad. Cambios que, a su vez, están alineados con los principios de una normativa.

Existe una razón esencial por la que conviene poner en valor el cumplimiento de este proceso: buscar la calidad más allá de los resultados. La productividad es importante en una empresa rentable. Pero el nivel de excelencia descrito es previo a cualquier tipo de beneficio. Forma parte de la filosofía corporativa de aquella entidad que cumple su misión con maestría.

La gestión de calidad es muy importante. En Qualiman ofrecemos servicios de interés para empresas como las certificaciones ISO. Tu empresa mejorará de forma significativa a través de la gestión de calidad que realizamos.

Cómo afecta la Covid-19 en la salud laboral

La pandemia de la covid19 ha supuesto un cambio radical en nuestras vidas. Seguro que de una forma u otra tanto tú como las personas de tu entorno han visto cómo cambia su plan de vida a corto, medio o incluso largo plazo tras esta situación sanitaria. Uno de los ámbitos que también se ven afectados es el de la salud laboral. Las empresas tienen que adaptarse a los cambios y prever situaciones que pueden afectarles en gran medida. A la gestión de calidad de esta situación en las empresas dedicamos este artículo.

¿En qué aspectos puede afectar la covid-19 en la salud laboral?

La salud se ha visto afectada y de eso no cabe ninguna duda. Tanto si tus empleados siguen trabajando de forma presencial o bien has optado por el teletrabajo​, es posible que muchos de ellos hayan sufrido problemas de salud en estos tiempos. De hecho, este cambio ha sido tal que incluso el Gobierno ha decidido redactar una ley en la que se regulan las condiciones del teletrabajo. Ahora bien, ¿qué cuestiones debería valorar tu empresa para gestionar bien esta pandemia y la salud de los trabajadores?

Prevención contra el virus

Está bastante claro que el primero de los objetivos es el de no enfermar. Por eso, las medidas preventivas son de gran importancia. Entre ellas está el uso de mascarilla higiénica y del distanciamiento social. Si se diera el caso de que necesitas trabajar con visibilidad en los labios (como es el caso de los logopedas), puedes preservar la salud de tus empleados con mascarillas especiales transparentes, con pantallas de metacrilato o ideando otras soluciones como pueden ser los vídeos. Sin embargo, no puedes olvidarte en ningún momento de la importancia que tiene proteger a tus empleados.

Además de la mascarilla y la distancia de seguridad, es importante valorar la ventilación, el uso de gel hidroalcohólico y la limpieza exhaustiva. De esta forma, te asegurarás de que el espacio de trabajo es seguro y tus empleados no enfermarán en él.

Ansiedad y depresión ante la incertidumbre

Otro de los grandes problemas de este confinamiento es la salud mental de los trabajadores. Muchos de ellos tienen situaciones complejas en el hogar, con cuidado de hijos o ancianos más horas de lo normal, o con dificultades económicas derivadas de la covid-19​. Por eso, podría darse el caso de episodios de ansiedad o depresión, con el consiguiente rendimiento bajo que tampoco favorece a tu empresa.

Para salvar esta situación, te recomendamos que hables con cada uno de ellos y entiendas su situación. Es posible que la solución de trabajo que se adapte a uno de ellos no sea la mejor para el otro y así cada uno se organice de un modo diferente. Cuanto más felices y despejados estén tus empleados, mejor será su rendimiento y finalmente eso es lo que trae puntos positivos a tu empresa. Así que háblalo con todos y, si es necesario, podrías incluso cambiar algunas de las tareas que más difíciles les resulten en estos meses por otras más sencillas o repetitivas que siempre quedan rezagadas y para las que nunca hay tiempo.

Por último, si tienes un seguro médico privado, infórmate de las tarifas de las aseguradoras para acudir al psicólogo, para hacer algún tipo de terapia grupal a distancia, o busca asesoramiento para saber cómo gestionar la salud de tus trabajadores durante la pandemia.

Problemas físicos durante y tras la enfermedad

La última situación, y la menos agradable, es que tengas personal enfermo o que incluso se produzca un brote en la empresa. En este caso, lo mejor sería actuar con rotundidad y rapidez, sin dudas. Durante el tiempo que dure la enfermedad, lo más probable es que tus empleados estén de baja y, por tanto, la actividad empresarial tenga que reducirse enormemente. No te frustres, pues es un buen momento de planificar y organizar mejor las tareas. Si te interesa saber más al respecto, no dejes de ver en nuestro blog el artículo titulado «Sé un buen jefe«.

Por otra parte, también tendrás que valorar la situación cuando cojan el alta de nuevo. Especialmente en los trabajos físicos, es posible que haya menor rendimiento o incluso que la sensación de falta de aire dure unas semanas, así que intenta bajar una vez más el ritmo.

¿Qué pueden hacer las empresas para tener una gestión de calidad ante esta pandemia?

La respuesta es clara: adelántate a los hechos, traza un plan. La organización es fundamental para que nada te pille por sorpresa. Lo que te recomendamos es que pienses cómo actuar ante la enfermedad de algún trabajador, ante un brote o cómo podrías flexibilizar las tareas de cada uno de ellos para adaptarte a la situación.

Este trabajo es arduo y puede parecer que pierdes el tiempo si finalmente no ocurre, pero es la mejor forma que tienen las empresas de que su ritmo de trabajo no decaiga, incluso aunque haya bajas temporales. Así que no hay mejor inversión que la planificación para tu empresa en esta pandemia de la covid-19.

Cómo obtener el certificado ISO 14001

Mejorar tu Sistema de Gestión Medioambiental (SGMA) al nivel requerido por la ISO 14001 es muy útil para cumplir con la ley, ahorrar costes, aumentar la participación de los trabajadores en la empresa y a la hora de proyectar una buena reputación. Si quieres saber cuáles son los requisitos y cuál es el procedimiento para obtener dicha certificación, no te pierdas este artículo.

Conseguir el certificado ISO 14001 en 7 pasos

Esta norma contiene todos los criterios necesarios para que una empresa u organismo pueda establecer un sistema eficaz de gestion ambiental, algo tan importante hoy en día. Además, se puede aplicar a cualquier tipo de organización, independientemente de su campo de actividad o sector.

Este certificado es una forma de poner de manifiesto que el impacto ambiental de una empresa se supervisa y se mejora constantemente. Actualmente, las políticas medioambientales son indispensables para lograr el buen funcionamiento y reconocimiento en una organización. En este sentido, es importante hacer saber a tus directivos, empleados y demás personas que estás comprometido con esta forma ética de hacer las cosas a través de esta distinción.

Básicamente, para conseguir el certificado ISO 14001, basta con implementar un sistema de gestión ambiental en tu organización y, posteriormente, someterlo a una auditoría en la que se demuestre que cumple con los requisitos que propone esta norma. Pero veamos cómo es el proceso paso a paso.

1. Querer certificarse

El primer paso es, sencillamente, tener la voluntad de querer llevar a cabo este proyecto. Ya hemos hablado en anteriores artículos sobre la importancia de los certificados de empresa, no obstante, en este caso en concreto, el certificado ISO 14001 es una estupenda manera de garantizar a tus empleados, accionistas y clientes que tu empresa conoce cuáles son sus obligaciones con respecto al medioambiente y que busca reducir el impacto que tiene sobre él.

2. Planificar y definir

Una vez tengas claro que quieres conseguir el certificado, el siguiente paso es diseñar el sistema de gestión, definiendo cuál será la política ambiental a aplicar, así como los aspectos, metas y objetivos que formarán parte de él. Para eso, hay que evaluar previamente todas las formas en que los procesos organizacionales interactúan y afectan al medioambiente, así como los compromisos legales y de otro tipo necesarios para la organización.

Ten en cuenta que hay varios procesos que deben incluirse obligatoriamente y otros que pueden añadirse a medida que la empresa los considere necesarios.

3. Documentación

Todo los aspectos, metas y objetivos que hemos mencionado en el punto anterior deberán estar debidamente documentados. Es decir, deberás crear los documentos y registros necesarios que sirvan de base y reflejen cómo es tu sistema de gestión. Este paso puede llevarse a cabo de forma interna por la empresa, o bien, puedes solicitar la ayuda de un consultor externo que lo haga por ti.

4. Implantar el sistema

La mejor forma de saber si nuestro sistema es efectivo es poniéndolo en práctica. Una vez el SGMA esté bien definido y debidamente documentado, es el momento de implementarlo en la empresa. Al hacer esto, podrás recopilar los datos necesarios para superar con éxito los siguientes pasos, como, por ejemplo, la auditoría.

5. Auditoría interna

Para verificar el buen funcionamiento del sistema de gestión, es necesario someterlo a una auditoría interna. Los objetivos de este método son, por un lado, registrar el cumplimiento de los procesos; y, por otro lado, encontrar problemas y debilidades que de otra forma pasarían desapercibidos.

6. Auditoría externa

Si la empresa ha pasado con éxito la auditoría interna, es el momento de hacer una externa llevada a cabo por especialistas de la ISO. La entidad certificadora será la encargada de evaluar el buen desarrollo de los procesos del sistema de gestión.

Este proceso se divide en dos fases: en primer lugar, los auditores se asegurarán de que la documentación se adapte a los requisitos de la ISO 14001; en segundo lugar, comprobarán si las prácticas de la empresa son acordes a la norma y a la propia documentación presentada.

Después de la auditoría interna y de la revisión por parte de la administración, si el resultado no es favorable, se debe corregir la causa de los problemas que se hayan identificado y documentar cómo se resolvieron.

7. El certificado

Una vez finalizada con éxito la auditoría externa, tu empresa conseguirá el certificado, el cual tendrá una validez de 3 años. No obstante, ten en cuenta que se hace un seguimiento anual para garantizar el buen funcionamiento del SGMA.

El interés por el medio ambiente es una realidad. Las grandes compañías apuestan por políticas más ecológicas para intentar salvaguardar su imagen pública y las pymes deben mantener el ritmo. No te subas al tren ecológico dentro de unos años, hazlo ahora. Implementa ya mismo la ISO 14001 en tu organización y haz que tus actividades comerciales sean más respetuosas con el medioambiente antes de que lo hagan tus competidores. Muy pronto cosecharás las recompensas.

Beneficios de implantar un sistema de gestión de calidad

Un sistema de gestion de calidad tiene un papel importante en la mejora continua de las organizaciones, por lo que, si tienes una empresa, quizás te interese beneficiarte de todas las ventajas que te puede aportar un sistema de estas características.

Si al final de este artículo te has convencido de todas las bondades de contar con un SGC, recuerda que puedes encontrar toda la información relativa a cómo implantar un sistema de calidad y conseguir la certificación ISO 9001 en nuestro blog.

¿En qué consiste la gestión de calidad?

La gestión de calidad hace referencia al conjunto de actividades dedicadas a conseguir una mejora en la eficiencia de la organización. La tarea principal de este sistema es elegir correctamente el procedimiento con el que elaborar productos y servicios de calidad. De esta manera, lo que se pretende es evitar los errores antes de que los bienes lleguen al usuario final.

Seis beneficios de implantar un sistema de calidad

Introducir un sistema de gestión de calidad, como el ISO 9001, puede ser de gran ayuda en tu negocio. Por lo general, aumenta la eficiencia y la productividad y es probable que te dé una ventaja sobre el resto de tus competidores, pero existen muchas otras razones por las que apostar por este método. Aquí tienes seis de ellas:

1. Ayuda al liderazgo y a la consecución de objetivos

El liderazgo es un aspecto muy importante dentro de la dirección estratégica de una empresa, y un sistema de estas características se apoya en la dirección para conseguir objetivos que tengan en cuenta diferentes aspectos y satisfagan a todas las partes interesadas, como clientes, accionistas y trabajadores.

Por otra parte, resulta más fácil alcanzar los objetivos que se definen en la dirección estratégica. Con un SGC te asegurarás de que las técnicas, equipos y recursos que se utilizan en un proyecto sean los idóneos. Todas las actividades del proyecto estarán integradas y orientadas a conseguir productos que sean de calidad.

2. Mejora de la comunicación interna

El sistema de calidad hace énfasis en los problemas relacionados con la gestión de operaciones. Esto fomenta la interacción entre los departamentos o grupos involucrados en el proyecto, lo que promueve la armonía dentro de la compañía.

3. Clientes satisfechos

El propósito principal es conseguir que la gente se sienta satisfecha con los productos de tu empresa. Por eso, la gestión debe comenzar identificando las necesidades y expectativas de los clientes. Esto dará lugar a un sistema que garantizará la satisfacción del cliente, lo cual es un gran logro para cualquier organización ya que repercutirá en una mayor confianza y, por tanto, mayores ventas y beneficios.

4. Incremento de la producción y menos trabajo

La gestión de calidad apuesta por la aplicación de técnicas de evaluación adecuadas y por mejorar las capacidades de los trabajadores para conseguir un aumento de la producción. Si llevas a cabo un control estricto durante todo el proceso, tendrás como resultado un rendimiento consistente y un menor desperdicio.

La calidad es un aspecto que está bajo vigilancia continua, de esta forma, es posible establecer acciones correctivas inmediatas en caso de que existan defectos. Por otro lado, dado que los esfuerzos se enfocan en obtener productos de calidad, se minimiza el proceso debido a reclamos de garantía.

5. Entender por qué algo no funciona

Es común que las compañías en declive saquen sus propias conclusiones acerca de lo que pasa antes de entender cuál es la verdadera raíz de sus problemas. Esto propicia que se tomen decisiones sin una comprensión adecuada de las posibles consecuencias.

Si tu empresa experimenta síntomas como una disminución en la rentabilidad, erosión de la cuota de mercado o deterioro de la liquidez, el SGC puede ayudarte a conocer cuál es la causa y cómo solucionarlo.

6. Mejora continua

La innovación y el desarrollo de nuevos productos son dos aspectos clave dentro de las empresas más exitosas. La mejora continua es la única forma de mantener el crecimiento y la rentabilidad por encima de la media. Solo mediante acciones como la actualización continua de productos, la diversificación y la ampliación de la gama se puede acelerar el crecimiento.

Sin embargo, la innovación acelerada no resulta nada fácil. La innovación requiere siempre un enfoque de calidad. Es decir, es necesaria una comprensión de los cambios que se van a realizar, la colaboración de expertos en la materia y la correspondiente documentación para asegurarse de que el producto o el servicio en cuestión sea adecuado para su propósito.

En esencia, un sistema de gestión de calidad es un elemento integrador, y que sirve para unir los diversos aspectos de una misma empresa con el propósito de proporcionar productos y servicios a los clientes de la mejor manera posible. Establecer un sistema que sea eficaz es, sin duda, una de las claves del éxito empresarial.

Cómo obtener la ISO 9001 e implantarla en tu empresa

Conseguir la ISO 9001 es una ambición de cada vez más empresas. Este es un certificado de calidad, el cual indica que la organización de tu negocio es eficaz y lleva a cabo sus servicios con garantías. Para conseguirlo tendrás que seguir una serie de pasos, al igual que para implantarlo de forma adecuada. En esta entrada descubrirás cómo obtenerlo y ponerlo en práctica.

Pasos para obtener la certificacion ISO 9001

Cuando una empresa busca un reconocimiento por la excelencia de su estructura, sus procesos y el trabajo de los empleados, debe marcarse el objetivo de conseguir este certificado. Para obtenerlo necesitas cumplir con una serie de requisitos, los cuales establece la Organización Internacional de Normalización (ISO en sus siglas en inglés).

Así, estás obligado a establecer toda una serie de actuaciones, pautas y formas de gestión orientadas hacia la consecución de la calidad en el servicio o el producto final que ofrezcas. Aunque esto parezca algo complicado y al alcance de pocas organizaciones, la verdad es que este certificado puede conseguirlo cualquier organización con independencia de su tamaño. Solo hay que seguir una serie de pasos.

El primero consiste en evaluar el estado actual de tu empresa y la necesidad de implementar un Sistema de Gestión de la Calidad(SGC). Esto te permite conocer el grado de adecuación en el cual se encuentra tu organización. De esta forma podrás realizar las acciones pertinentes para conseguir el certificado. El análisis resultante te llevará a establecer un plan en el que detallar las actividades correctoras, el personal encargado de llevarlas a cabo y los plazos para su consecución.

Una vez te pongas manos a la obra con el plan, estarás entrando en el segundo paso. El objetivo del mismo es dejar claros los elementos clave del futuro SGC, el cual terminarás por implementar para conseguir el propio certificado.

El tercer paso consiste en realizar una auditoría interna del SGC. Lo que buscas con este paso es determinar si el sistema cumple con los requisitos de la certificacion ISO 9001. Es un paso indispensable para conseguir el certificado, por lo que debes realizar las comprobaciones de forma precisa y punto por punto.

Por último, llega el momento de poner en práctica todos los procesos que se han desarrollado en el SGC. Estos han quedado definidos en los pasos anteriores, se han probado debidamente y están adaptados a la exigencia de la certificación. Cada proceso estará adaptado por completo a tu empresa, pero enfocado a cumplir con los estándares de calidad necesarios.

¿Cómo implantar el certificado ISO de calidad en una empresa?

Una vez has cumplido con los requisitos para obtenerlo, llega el momento de implantar el certificado. Por suerte, ya cuentas con todo un sistema pensado, probado y adaptado a las circunstancias particulares de tu empresa, por lo que no te costará tanto ponerlo en marcha.

Es esencial que realices una auditoría externa del Sistema de Gestión de la Calidad, la cual te ayude a pulir cualquier aspecto antes de la auditoría oficial que te concederá el certificado. Estos expertos cuentan con los conocimientos necesarios como para saber qué le falta a tu sistema y qué no. Así, de cara a la prueba final estarás completamente seguro de que todo el trabajo realizado estará a la altura de las circunstancias.

La auditoría oficial analizará en detalle el sistema y te pedirá que muestres evidencias relacionadas con el alcance de la certificación en la actividad de la empresa. Si pasas todas las pruebas, obtendrás el certificado y podrás lucirlo tanto en los establecimientos de tu negocio como en la publicidad. Esto es de gran utilidad para fomentar la buena imagen de tus actividades y atraer nuevos clientes, así que no tardarás mucho en recuperar la inversión realizada.

Para mejorar la implementación, es recomendable formar a los trabajadores de la empresa para que sean competentes y capaces de desarrollar la ISO sin mayores dificultades. De esto dependerá en buena medida el éxito del proceso de adopción de la norma y su puesta en marcha.

Otro aspecto importante, y relacionado con todo lo anterior, es que el certificado hay que mantenerlo en el tiempo. No basta con conseguirlo y relajar los procesos de la empresa, ya que existen auditorías de seguimiento. Están pensadas para comprobar que las organizaciones siguen cumpliendo con los estándares de la norma, lo que te impide bajar la guardia en lo venidero si quieres mantener el certificado vigente para tus actividades.

En definitiva, gracias a estos pasos podrás conseguir e implementar la ISO 9001, la cual es una de las certificaciones de empresa más ambicionadas por casi todas las organizaciones que aspiran a lo más alto. Tendrás que revisar a fondo el funcionamiento de la organización, modificar aquellos procesos que flaqueen y formar a tus empleados, pero el esfuerzo valdrá la pena.

Certificaciones de empresa, ¿por qué debo tenerlas?

Las certificaciones de empresa son fundamentales para cualquier institución, independientemente del sector al que pertenezcan. Estas te dan una idea del grado de profesionalidad de la organización y de los trabajadores que en ella trabajan. Asimismo, actúan como avales de la calidad de los procesos que llevan a cabo, de los productos que desarrollan o de los servicios que se ofrecen a los clientes.

Certificaciones de empresa y ejemplos

En la actualidad, existen varias certificaciones de empresa que te permiten acreditar que en tu organización se cumplen los estándares de calidad definidos y reconocidos internacionalmente. Son garantías, por ejemplo, de que la gestión dentro de una organización se realizan de forma segura, sin poner en riesgo la salud física y mental de los trabajadores y sin impactar negativamente en el medio ambiente.

A pesar de que no es obligatorio para ninguna institución contar con este tipo de garantes, la obtención de las certificaciones constituye un punto a favor de tu empresa. Y es que las organizaciones que se interesen en abrir negociaciones contigo se sentirán más confiadas al saber que cumples con normas internacionales consensuadas entre expertos, y que están diseñadas específicamente para suplir las necesidades del mundo empresarial, del mercado y de los consumidores.

Certificaciones ISO

Las certificaciones ISO, conocidas comúnmente como estándares ISO, son creadas por la propia entidad ISO (International Organization for Standardization), la cual es reconocida por 163 países. Hoy en día existen más de 19 500 normas que constituyen, a nivel mundial, un marco de referencia del sector empresarial. Sin embargo, debes tener en cuenta que las certificaciones ISO no las emite esta organización, sino organismos de certificación externos.

Cada empresa debe optar por obtener las certificaciones de calidad que estén alineadas con los procesos que desarrolla, los productos que fabrica y los servicios que brinda al público, ya que estas están divididas en distintas áreas temáticas.

Sin embargo, vale la pena destacar que existe un grupo de certificaciones ISO que es posible implementar en cualquier tipo de empresa, sea cual sea su sector, para avalar que cumple con los requisitos establecidos.

Algunas de las más destacadas son la que te puedes apreciar a continuación.

Certificado ISO 9001 Sistemas de Gestión de la Calidad

Este aval resalta entre los más populares emitidos por la entidad. Las empresas que lo poseen cuentan con un certificado que corrobora la calidad de sus productos y de los servicios que ofrece, además de su compromiso por aplicar procesos de mejora continua que contribuyan al perfeccionamiento empresarial y a la elevación de los estándares de calidad.

Certificado SA 8000 Gestión de la Responsabilidad Social

Cuando una empresa posee esta certificación atestigua que en su seno se respetan los derechos de los trabajadores. Asimismo, garantiza que se cumple con normas y tratados vigentes que abogan por la erradicación de la explotación infantil y de los trabajos forzosos o que se realizan en condiciones inhumanas.

Certificado ISO 31000 Sistemas de Gestión de Riesgos

Si tu organización ostenta esta certificación, a lo largo de toda su cadena de valor se utilizan eficientemente diversas técnicas útiles tanto para identificar como para controlar los riesgos.

Certificado ISO 45001: 2016 Sistema de Gestión de Seguridad y Salud del Trabajo

En las empresas que cumplen con esta norma se garantiza la implementación de un conjunto de estrategias y políticas de protección de los trabajadores. En estos entornos se vela por el cumplimiento de las normas de seguridad y por el cuidado de la salud física y mental de los empleados.

Certificado ISO 14001 Sistema de Gestión ambiental

Certifica que para desarrollar los procesos que se llevan a cabo en tu institución se toman las medidas necesarias para evitar la contaminación ambiental y la emisión de desechos tóxicos al ambiente. En su lugar, se respeta y cuida el entorno y se forma a los trabajadores en este sentido.

Calidad Turistica Q

Este certificado está diseñado para las empresas que pertenecen al sector del turismo. Se otorga a las empresas que cumplen con las normas establecidas por el Instituto para la Calidad Turística Española.

SICTED (Sistema Integral de Calidad Turística en Destino)

La obtención del Compromiso de Calidad Turística es un aval que pueden recibir las empresas de este sector, y certifica que estas ofrecen un servicio de calidad al turista. Igualmente, sirve para demostrar que se encuentran enfocadas en la optimización de los servicios que ofrecen en aras de maximizar la satisfacción del cliente.


Las certificaciones de empresa, en suma, representan una garantía. Puedes obtenerlos para demostrar la calidad de tus procesos empresariales o de los servicios que prestas. A su vez, son útiles para atestiguar que en tu empresa existe un compromiso sólido con la innovación, fuente, en muchos casos, de mejoras de las que pueden beneficiarse tus trabajadores, tus socios, tus colaboradores y, cómo no, tus clientes.

Sé un buen jefe

Las continuas órdenes entorpecen el trabajo en lugar de dirigirlo:

Un buen jefe apenas da órdenes

porque previamente ha

  • diseñado el trabajo
  • lo ha planificado
  • dispuesto el material
  • supervisado las herramientas, etc..

La dirección debe tener presente que

es el trabajo y no el hombre, lo que se dirige.
Cuando dirigir es un problema, es que el planeamiento del trabajo es erróneo”.

Henry FORD

Esta entrada aparece primero en @ quali-man.com

Entrevista a Benito Martínez Guerrero Gerente de Agrupación Guerrero

Hemos estado entrevistando a uno de nuestros clientes, Benito Martínez Guerrero Gerente de Agrupación Guerrero , el cual recogió a finales de 2015 el Premio al Joven Empresario del Año que otorga la Federación de Empresarios Toledanos (FEDETO) siendo el máximo galardón empresarial de la provincia.

> ¿Cómo conoció a Quali-man, Consultoría de Calidad de Castilla La Mancha?

– Conocí a Quali-Man por búsqueda en internet, estuve consultando alguna empresa que nos pudiera hacer un sistema organizativo dentro de Agrupación Guerrero, buscaba gente de Toledo para tener cercanía. También pedí información a FEDETO, sabía que había estado dando formación relativa y me hablaron bien de Quali-Man.

> ¿Qué le llevó a elegir la propuesta de Quali-man frente a otras propuestas?

– Económicamente era la mejor. Sobretodo valoré el planteamiento propuesto. No solo a nivel de implantación de la calidad, sino también el sistema organizativo a introducir durante unos meses amplios, es decir, que no fuera solamente un trabajo de implantación de la calidad de dos, tres, cuatro meses como mucho. Lo que buscábamos es que fuera una empresa que nos ayudara en el plano organizativo para llevarlo a cabo, para implantarlo y que durara tiempo.

> ¿Qué le ha supuesto a Agrupación Guerrero la colaboración que ha mantenido con Quali-Man?

– Creo que se han conseguido los objetivos que buscábamos. Tener un sistema organizativo mucho mejor del que teníamos y eso se ha visto reflejado tanto en el personal como en la facturación.

> ¿Qué aspectos del servicio prestado le han llamado la atención?

– La forma que ha tenido Quali-Man de adaptarse a la empresa y llevar a cabo los objetivos en el periodo de tiempo que se había pactado.

> ¿Se han cumplido las expectativas que se había marcado?

– Si, en principio si.

> ¿Cree que la colaboración con Quali-man le ayuda a diferenciarse de sus competidores?

Nosotros ya teníamos un sistema comercial bastante bueno, lo que pasa es que con Quali-Man lo que hemos ganado ha sido organización, más control en los pedidos y en general un servicio mejor y más profesional.

> ¿Recomendarías Quali-Man?

– Si, de hecho ya he recomendado.

 

Desde aquí queremos agradecer a Agrupación Guerrero la confianza que ha depositado en Quali-Man y el haberse prestado a realizar esta entrevista.

 

Erika Ergueta

– Quali-Man –

volver a blog

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Privacy Settings
We use cookies to enhance your experience while using our website. If you are using our Services via a browser you can restrict, block or remove cookies through your web browser settings. We also use content and scripts from third parties that may use tracking technologies. You can selectively provide your consent below to allow such third party embeds. For complete information about the cookies we use, data we collect and how we process them, please check our Privacy Policy
Youtube
Consent to display content from Youtube
Vimeo
Consent to display content from Vimeo
Google Maps
Consent to display content from Google
Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola,
¿en qué podemos ayudarte?